D. José Rodríguez Carballo presidió la eucaristía

Eucaristía presidida por D. José Rodríguez Carballo.

El pasado 1 y 2 de junio la parroquia San Fernando y Santa Isabel, en Badajoz, celebró el 50 aniversario del templo parroquial bajo el lema “La Parroquia, c@sa de todos”. Con este fin de semana concluyó la reflexión y el trabajo de la comunidad durante todo el curso, que desembocaron en la Asamblea Parroquial en la que se han definido las líneas de acción pastoral para los próximos años.

Actuación de folklore del Hogar de Mayores de San Fernando.


La tarde del sábado estuvo dedicada al festival de música y baile en el que participaron distintos grupos: el grupo de folklore del Hogar de Mayores del barrio, el coro Vocalis, Guadiana Almena con Pedro Monty al piano y el grupo Ale Canalla. En el transcurso del festival se hizo memoria agradecida de la historia de la parroquia, como ya se había hecho de forma gráfica en la exposición de fotos; y se entregaron los premios del concurso de dibujos organizado por la Cofradía del Cristo de la Angustia y María Santísima de la Misericordia, que también cumple medio siglo.

D. José, con los niños de Primera Comunión de la parroquia.


El domingo 2 fue el momento de la celebración litúrgica, solidaria y comunitaria, con la Eucaristía de San Fernando y el Corpus, presidida por D. José Rodríguez Carballo, arzobispo coadjutor de Mérida-Badajoz, y la participación de Santiago Ruiz, párroco, Antonio Maqueda, vicario parroquial, Pedro Rodríguez, que fue párroco de San Fernando, Jesús Pérez, que fue vicario parroquial, Andrés Cruz, José Espino y D. Francis, presbítero de Tanzania alojado en la parroquia, que está de apoyo en el Hospital Universitario de Badajoz. En la Eucaristía participaron representantes de todos los grupos y edades de la parroquia y junto con Vicente y José Carlos, animadores del canto, acompañó al piano Pedro Monty.

Después de la Eucaristía tuvo lugar el rastrillo con las manualidades del Taller de Mujer y Familia y el puesto de Comercio Justo de los jóvenes de la parroquia.

Concluyó la jornada con la paella comunitaria, en la que se compartió la comida, la alegría y las risas con la representación de El desconcierto, pequeña pieza teatral, adaptación de un poema de Luis Chamizo, representada por el grupo de teatro del taller de Mujer y Familia de la parroquia.

Todo lo recaudado en el festival, el rastrillo y la paella fue destinado a Cáritas parroquial.

Categorías: NoticiasPortada