Además, se despidió a Jesús Pérez Mayo, su director durante los últimos 8 años

Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz celebró, el pasado sábado 8 de junio, en el Colegio María Auxiliadora de Mérida, su XLVII Asamblea General, donde se dieron cita más de 150 personas llegadas de toda la diócesis.

El eje central de esta Asamblea General giró en torno al voluntariado, ya que la entidad está inmersa en la elaboración de la estrategia confederal de voluntariado.

De este modo, en la Asamblea, estuvieron presentes José Luis Graus y Clara Sánchez, técnicos de Cáritas Española, quienes acompañaron a los presentes de enmarcar las distintas fases de este proceso de trabajo compartido desde el Ver, Juzgar y Actuar.

Dentro de esta estrategia, se necesita “incorporar la diversidad que aportan nuevas formas de expresión de la gratuidad que están emergiendo y que contribuyan a fortalecer, desde las claves de cercanía, la escucha, el cuidado y la proximidad, la relación de ayuda con los participantes, centro del ser y hacer de Cáritas”.

Durante el trabajo realizado en el encuentro, el voluntariado mostró sus sueños y propuestas concretas divididas en cinco grandes retos: diversidad y flexibilidad, identidad y sentido, participación y comunidad, acompañamiento y formación y organización y opciones.

El objetivo es sumar voces, ayudar y enriquecer a construir la estrategia común que ayude a Cáritas a abordar esta realidad, adaptando el voluntariado en Cáritas a las exigencias del nuevo contexto social y eclesial, uniendo fuerzas para que el trabajo voluntario en Cáritas “siga siendo fuente de oportunidad y esperanza para los pobres”.

Relevo en la dirección de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz

La Asamblea estuvo presidida por el arzobispo, D. Celso Morga, y el arzobispo coadjutor, D. José Rodríguez, donde se rindió un sentido homenaje a Jesús Pérez Mayo, quien ha estado al frente de la institución de la Iglesia Católica en la diócesis durante algo más de 8 años.

“Estoy más que agradecido por todos estos años en Cáritas, donde he intentado ser fiel a lo que me propuse al aceptar esta responsabilidad de dirigir la entidad desde la ética, el compromiso y el servicio hacia las personas más vulnerables de nuestra comunidad”, explicó Pérez Mayo. “Agradezco, -continuó-, todo el cariño y apoyo que me habéis mostrado desde las Cáritas parroquiales durante este tiempo, pero sobre todo quiero agradecer a mi familia, en especial a mi esposa, Esperanza, el sacrificio y esfuerzo que han supuesto estos años.”

Acto seguido, Francisco Maya, delegado episcopal para Cáritas, presentó a José Manuel Rodríguez Muñoz, quien tomará el relevo de la dirección de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz a partir del próximo mes de julio.

José Manuel, quien era el administrador diocesano de Cáritas, está casado y es padre de dos hijos. Doctor en Derecho, actualmente es letrado de la Abogacía General de la Junta de Extremadura y profesor en la Universidad de Extremadura, en la Facultad de Ciencias Económicas. Sus motivaciones y compromiso como ciudadano y cristiano, se enraízan en su fe y esto se refleja en su vida, en su profesión y en sus inquietudes y compromisos.

Categorías: Noticias